1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Sinopsis: Una exquisita historia en la que un hombre hundido por la crisis volverá a necesitar los consejos y la ayuda de su anciana madre para salir adelante. ¡Una comedia brillante, dulce y conmovedora! Mamá tiene setenta y seis años y su hijo Jaime, cincuenta. Ambos viven en mundos muy diferentes. Jaime tiene mujer, dos hijos, una hermosa casa, dos coches y una suegra que atender. Mamá se las arregla sola y sobrelleva su vejez con dignidad. Pero un día ocurre lo inesperado; la empresa para la trabaja Jaime lo deja en la calle por razones de reajuste de personal. La lamentable situación lo lleva a decisiones drásticas porque no puede mantener su tren de vida.

Autoría: Santiago Carlos Oves y Jordi Galcerán

Traducción:

Dirección: Pilar Massa

Producción: Descalzos Producciones

Reparto: María Luisa Merlo, Jesús Cisneros

Teatro:

Duración: 87 minutos

Género: Teatro, Comedia

 

 

 

Conversaciones entre la madre y su hijo sobre los problemas diarios de la vida. La obra se desarrolla en la casa de la madre, Luisa Merlo, donde su hijo va a visitarla para hablarle de sus urgencias económicas. Es una obra bastante equilibrada, con un hijo que representa la angustia, las obligaciones y el agobio perpetuo de la vida moderna, y una madre —con la sabiduría de la experiencia— que sabe que es mejor desligarse de los problemas y tomarse la vida con una pizca de humor y despreocupación.

Destacan de la obra una escenografía puramente realista, y unos diálogos con cierto trasfondo que buscan la captación del espectador para tenerlo atrapado en la historia. Es una obra que cae intencionadamente en unos ciertos estereotipos, porque se trata de hacer un retrato realista de la obra, de presentar una realidad social que representa el tipo de conversaciones que una persona de mediana edad puede tener con su madre. Además, el posible carácter ideológico de la obra queda oculto por su trasfondo existencial. El doble juego cómico y de angustia por nuestra realidad cotidiana hacen de la obra algo mucho más interesante.

También es oportuno comentar una buena actuación de tanto María Luisa Merlo como de Jesús Cisneros. En ningún momento de la obra se salen del personaje a pesar de la dificultad de interpretar a personajes altamente estereotipados y maniqueos. Además, la dramaturgia le da un especial protagonismo a María Luisa Merlo, con un papel en la que se la ve libre y confortable otorgándole mucha verdad a la representación.

Finalmente, la obra termina acentuando sus puntos cómicos y existenciales, cayendo en un clima de tristeza o nostalgia que intenta conmover al espectador. Si bien durante toda la obra intenta despertar los sentimientos del espectador —un buen ejemplo será la recurrencia a frases ingeniosas y estereotipadas o los cambios de escena con “música nostálgica”—, será al final cuando este sabor un tanto amargo y existencial golpee fuertemente al espectador.

Es también pertinente comentar que, siguiendo este esquema realista se consigue dar un mensaje que va mucho más allá de la conversación banal del día a día, y que evoca realidades oníricas y filosóficas siguiendo el mismo patrón que al principio de la obra. Del mismo modo, este final abierto que deja que sea el propio espectador el que decida su propio final, encuentra una gran originalidad. Se juega con la frontera entre diálogo y monólogo, creando un montón de submundos interpretables de distinta forma: Es más bien un diálogo ficticio donde el espectador no conoce al verdadero receptor del mensaje. Todo se vuelve confuso. ¿Con quién habla el hijo? ¿Es su madre o es su propia conciencia? Indiferentemente de la respuesta que cada espectador desee darle, resulta muy bonito este final abierto y un tanto ambiguo pues primero ese diálogo se desarrolla sin María Luisa Merlo en escena, para aparecer después y emocionar de nuevo al público. Y la obra termina… María Luisa Merlo centrando de nuevo todo el foco dramático, y nosotrxs soltando una lagrimita que resume la amalgama de realidades y emociones que evoca una obra que en apariencia era intranscendente… Y no lo era.

Isaías Ferrer Orduz

Luna Longoria, “Conversaciones Con Mamá Con Maria Luisa Merlo Y Jesús Cisneros En Una Comedia Agridulce” Cite y coco

Redacción, “Conversaciones con mamá, crítica teatral”, Tras la máscara

María Luisa Merlo sabe ganarse al patio de butacas con su toque de picardía, gestos continuos y movimientos de aquí para allá (…) convirtiéndola en el centro del espectáculo. 

En Teatro

Tras la Máscara

“Una comedia agridulce donde las emociones van acompañando al espectador impregnando la escena de ternura y alguna sonrisa.”

Luna Longoria

Cite y Coco

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir
Logo