1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 1,00 de 5)
Cargando...

Sinopsis: Calisto, joven noble enamorado de Melibea, contrata los servicios de Celestina, una vieja alcahueta y hechicera, para que interceda por él ante Melibea. Tras lograr su objetivo, Sempronio y Pármeno, criados de Calisto, reclaman a Celestina su parte proporcional del pago que le ha hecho su amo, pero esta se niega, tras lo cual la matan, tratan de huir, pero mueren a manos de la justicia. Tras un par de encuentros en casa de Melibea y al oír una pelea en la calle, Calisto acude al socorro de los nuevos criados que lo acompañan y muere bajando la escala. Melibea se arroja desde una torre y Pleberio, su padre, lamenta lo ocurrido.

Dramaturgia: Brenda Escobedo, José Luis Gómez (Adecuación para la escena)

Autoría: Fernando de Rojas

Dirección: José Luis Gómez

Ayudante de Dirección: Carlota Ferrer, Andrea Delicado y Lino Ferreira

Producción: CNTC y Teatro de La Abadía

Compañía: Teatro de La Abadía y CNTC

Reparto: Chete Lera, Palmira Ferrer, Raúl Prieto, Marta Belmonte, José Luis Torrijo, José Luis Gómez, Inma Nieto, Miguel Cubero, Diana Bernedo y Nerea Moreno

Escenografía: Alejandro Andújar, José Luis Gómez (Espacio escénico)

Ayudante de Escenografía: Silvia de Marta

Construcción de Escenografía: Grupo MAQ, HOAC, Pascualin y equipo de La Abadía

Iluminación: Juan Gómez-Cornejo (AAI)

Videoescena: Álvaro Luna (Vídeo)

Vestuario: Alejandro Andújar, Carmen Mancebo

Realización de Vestuario: María Calderón, Ángel Domingo y equipo de La Abadía

Caracterización: Lupe Monteo, Sara Álvarez

Música: Eduardo Aguirre de Cárcer

Espacio Sonoro: Javier Almela Sobre trabajo de campo de José María Sicilia (Fondos de sonido)

Utilería: Siete Burbujas, Ricardo Vergne y equipo de La Abadía

Fotografía: Sergio Parra

Vídeo Promocional: Celestina

Fecha del Estreno: 06/04/2016

Teatro: Teatro de la Comedia

Duración: 2 horas y 35 minutos

Género:

Festivales: Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro 2016

Web Oficial: Celestina

Entrevistas y reportajes:

La Vanguardia: “José Luis Gómez llega al TNC con una Celestina barbuda y muy contemporánea”

Laura Barrachina, El ojo crítico- Radio Exterior: “José Luis Gómez vuelve con Celestina a Madrid”

El diario: “José Luis Gómez triunfa con su ‘Celestina’ en una interpretación histórica”

 

 julio

Más allá de las discusiones sobre si La Celestina es teatro o prosa, es indudable que tiene una riquísima vida escénica, magníficamente estudiada por María Bastianes en una tesis doctoral que, si puedo decirlo, tuve el honor de codirigir.

Me parece curioso el acercamiento que ofrece José Luis Gómez al clásico de Fernando de Rojas, la Celestina. Si la de Nao de amores es una celebración del eros en este triunfo del primer teatro clásico, la de Gómez está constantemente teñida por el Thánatos, la muerte, la sombra y la nada.

Gómez parte de una visión de la Celestina deudora de las tesis de Américo Castro, que veían el umbral del renacimiento como una sociedad en conflicto. Para Gómez, el tiempo de Celestina está dominado por una suerte de “absolutismo confesional” y por la expulsión de los judíos. La iconografía hebrea sobrevuela toda la puesta en escena, llegando a su culmen en el planto de Pleberio, que aparece marcado por la presencia de una Menorá de Janucá hebrea. Dudo mucho de esta elección. El Janucá, que yo sepa, es una luminosa conmemoración de la independencia de los Macabeos sobre los griegos y la posterior purificación del Templo de Jerusalén por medio del milagro de encenderse el candelabro durante ocho días consecutivos con una exigua cantidad de aceite, que alcanzaba sólo para uno. Es, pues, una celebración vital que casa mal con uno de los plantos más dolorosos de la historia de la literatura; y la muerte, recordemos, es el leit motif de la producción. Escénicamente Gómez ha tomado la decisión de no mostrar el sayo y manto de la discordia. De esta manera, se rompe la equivalencia simbólica entre la soga del ahorcado, la cadena de oro, el hilado serpentino y el cordón de Melibea, que estructura la obra. Tampoco utiliza simbólicamente la imagen del “amor fuego”, fundamental para el texto. Compensa estas resoluciones un poco dudosas la magnífica caracterización de Gómez en el papel de Celestina (muy deudora del cuadro Celestina de Picasso). El actor, grande como siempre, establece continuos guiños a la sabias ancianas del mediterráneo, a ratos divertidas, a ratos terribles.

La dramaturgia y la adaptación sigue al original, aunque alteran el orden de las muertes y se abre y cierra con Pleberio y Alisa. Se podrían echar en falta varios monólogos significativos, primordialmente, la tirada misógina de Sempronio, la pulla a los orígenes de Calisto y la famosa “sinfonía de la puta vieja” de Pármeno, gag cómico muy divertido. Más allá de Gómez, el resto de los actores, con la excepción de Chete Lera (Pleberio) son algo planos y la obra necesita algo más de rodaje todavía.

Con todo, es una producción limpia y entretenida de un clásico muy difícil de poner en escena.  Un personaje importante que tiene un magnífico actor que lo representa.

Julio Vélez Sainz, SET/ITEM

 

 

diseno-sin-titulo-3

Concebida como una de las obras más corrosivas y negras de la literatura española, en las que el poder del dinero y el goce sexual mueven los hilos de la trama y las pretensiones de los personajes, fruto de la presumible crisis existencial de su autor, Fernando de Rojas, por su condición de judío converso, que le pudo llevar a vivir “una existencia esquizofrénica y fanática”, según declaraciones del propio José Luis Gómez, el montaje pretende recuperar el lado más mordaz y funesto de una obra que denuncia las fallas de una sociedad que impide vivir en libertad. Y, junto con el reflejo de ese mundo opresor, la propuesta reivindica una concepción de la lengua que parte de la idea de que “hablar es pensar”, y que desemboca en una prosodia que imprima un ritmo natural a la dicción. Sin revisiones modernizadoras, pues, fiel al original.

Y, lejos de agotarse ahí, la propuesta nace también del trabajo físico que surge del impulso, del ejercicio, de la sensibilidad. Un trabajo orgánico que obliga a los actores a interpretar sus personajes desde lo más profundo de su ser.

Con una escenografía inspirada en las cárceles de Giambattista Piranesi y en las plazas y calles populares; una música procedente de canciones sefardíes y un espacio sonoro sutil, con ultrasonidos que completan la significación de cada escena; un vestuario que recuerda a los cuadros de Goya o Brueghel, entre otros artistas; y una caracterización basada en las impresiones personales de José Luis Gómez sobre mujeres sureñas, curanderas muchas de ellas, así como con diversas referencias artísticas bastante reconocibles, la puesta en escena de la obra respeta la lógica interna de la tragicomedia de finales del siglo XV y, por supuesto, la de su protagonista, vista como una mujer incansable, trabajadora, sin más falta de moral que la que demostraba la sociedad que le tocó vivir.

En cuanto a la interpretación, sin afectación ni amaneramiento, con acento neutro, respira sensualidad, al tiempo que presagio de la muerte, de la mano de un excelente y equilibrado reparto. No obstante, la intensidad de las escenas resulta desigual, con momentos más sugeridos que dramatizados. Aun así, en su conjunto, el espectáculo mantiene la tensión, el rigor y el interés que le supo imprimir su creador.

 

Miguel Ángel Jiménez Aguilar, SELITEN@T

Rocío García, El País: «La Celestina enseña su rostro»

Marcos Ordóñez, ‘Babelia’, El País: «No hay orquídeas para Celestina»

José Catalán Deus, Periodista Digital: «La Celestina de José Luis Gómez»

José Miguel-Vila, Diario Crítico: » ‘Celestina’, amor y muerte en La Comedia»

Julio Vélez Sainz, Huffington Post: «Una Celestina picassiana y hebrea visita la Comedia: el triunfo del primer teatro clásico (II)

Javier Vallejo, El País: » ‘Melibeo soy’ al pie de la Letra»

César López Rosell, elPeriódico: «Una gran ‘Celestina’ de José Luis López»

Hugo Álvarez, Butaca en Anfiteatro: » ‘Celestina’ o la vanidad»

Laura Mas, Culturamas, «La Celestina barbuda de José Luis Gómez seduce en Barcelona»

Esther Alvarado, El Mundo, «La voz real de ‘Celestina'»

Marco G., La carcoma: «Nos hubiera gustado ver la ‘Tragicomedia de Calisyo y Melibea’ y no sólo a Celestina»

 

 

 

7  8  9

Ya asoma el rostro de La Celestina, el montaje que, dirigido y protagonizado por José Luis Gómez…

Rocío García

El País

Nunca he acabado de entender lo que realmente separa a Calisto y Melibea. No son Romeo y Julieta…

Marcos Ordóñez

Babelia, El País

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Logo