1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando...

Sinopsis: ¡Ay, Carmela! es la historia de dos actores que en plena guerra civil se ganan la vida actuando para el frente republicano. Por error cruzan la línea y son retenidos por los franquistas. Éstos, les hacen realizar un espectáculo burlándose de la república para unos brigadistas internacionales que van a ser fusilados. Carmela, indignada, se subleva contra los fascistas en plena representación y es fusilada. Paulino se queda solo, y el fantasma de Carmela se le va apareciendo. La obra juega con la utilización del tiempo, no utiliza una cronología de los hechos lineal, esta concepción poética del tiempo y el uso de la metateatralidad le da a la obra un carácter muy mágico y muy sorprendente.

Autoría: José Sanchis Sinisterra

Dirección: Yolanda Porras

Reparto: Juan Maroto y Mar Roldán

Fecha del Estreno: 2018

Teatro: Off Latina

Duración: 90 minutos

Género: Tragicomedia

¡Ay, Carmela! Una apuesta por las emociones

Sandra Domínguez Bautista – Máster en Teatro y Artes Escénicas

Sin duda alguna definiría esta propuesta que nos ofrece la compañía Raíces blancas como “montaña rusa de sentimientos”.  He reído y he cantado, en algunos momentos me he puesto tensa, y en otros la tranquilidad me ha invadido, he sentido angustia, asco y casi caen mis lágrimas de pena; y todo esto sintiéndome parte de la representación, ya que el público hace de público en varias ocasiones en un juego con lo metateatral de la obra, lo que hace que las sensaciones estén más a flor de piel.

Los actores cuentan con una presencia indudable, saborean cada palabra que sale por sus bocas. Y, además, también hablan con el cuerpo. La composición de los personajes es impoluta. No se escapa en ninguna ocasión la personalidad de los actores, y eso es siempre de agradecer, incluso se pueden observar mil detalles desde la cabeza a los pies, que dotan a los personajes de total riqueza interpretativa: muecas, gestos con un objeto propio del personaje o con el vestuario.

En esta obra el tema de la muerte es muy importante, y en esta representación está presente todo el tiempo, tanto en la interpretación de los actores como en el vestuario y en la escenografía. Así mismo, la indumentaria también nos guía a lo largo del tiempo diegético de la trama transportándonos de un lugar a otro y de un momento a otro en la historia.

Por otro lado, a pesar de que la obra requiere de oscuridad, en alguna ocasión el oscuro resulta confuso y hace creer al público que ese es el fin de la obra. La música está muy presente todo el tiempo, y los efectos sonoros, voluntarios o no, son los justos y necesarios para comunicar lo que se quería. Aun así, resulta excesivo que una actriz no cantante interprete una canción al completo, pues, aunque su presencia escénica, su forma de bailar y su expresión corporal son hipnotizantes, a través de la voz no transmite nada y resulta cansino para el público. No obstante, es una puntualización mínima que no afecta al conjunto de la obra. Desde principio a fin la puesta en escena deja con un nudo en la garganta, haciendo reflexionar sobre el dolor que hubo durante la etapa franquista.

 

 

Página oficial del espectáculo: ¡Ay, Carmela! | OFF Latina

“Los actores cuentan con una presencia indudable, saborean cada palabra que sale por sus bocas. (…) La composición de los personajes es impoluta. No se escapa en ninguna ocasión la personalidad de los actores, y eso es siempre de agradecer, incluso se pueden observar mil detalles desde la cabeza a los pies, que dotan a los personajes de total riqueza interpretativa: muecas, gestos con un objeto propio del personaje o con el vestuario.”

Sandra Domínguez Bautista

Máster en Teatro y Artes Escénicas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo