1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 3,50 de 5)
Cargando…

 

Sinopsis: En un centro de refugiados del sur de Europa, una familia árabe es acogida como tantas otras, aunque esta inicialmente muestre sus recelos. Tras un período de adaptación, la familia termina aceptando su nuevo destino, gracias sobre todo a la ayuda humanitaria, pero también a la animación cultural con que cuenta el centro, la cual, sobre todo a través del teatro, les sirve de terapia. Entre tanto, la masificación y las carencias materiales del centro son cada vez mayores.

Dramaturgia: Pedro Víllora, José Carlos Plaza

Autoría: VV. AA.

Dirección: José Carlos Plaza

Producción: CNTC / Faraute

Compañía: CNTC / Faraute

Reparto: Fernando Sansegundo, Israel Frías, Pepa Gracia, Montse Peidro, Sonia Gómez Silva, Jorge Torres, Sergio Ramos, María Heredia, Javier Bermejo, Amanda Ríos, Álvaro Pérez, Eduardo Aguirre de Cárcer, Pablo Rodríguez

Escenografía: Francisco Leal

Iluminación: Francisco Leal

Movimiento:

Videoescena: Antonio Mateo, Viridiana Galindo, (Pulse Creativa)

Vestuario: Pedro Moreno

Música: Eduardo Aguirre de Cárcer

Espacio Sonoro: Eduardo Aguirre de Cárcer

Vídeo Promocional: Auto de los inocentes"

Fecha del Estreno: 21 de septiembre de 2018

Teatro: Teatro de la Comedia

Duración: 1 hora y 55 minutos aproximadamente

Género: Drama

Web Oficial: Auto de los inocentes"

Entrevistas y reportajes:

Revista Teatros: "Entrevista a José Carlos Plaza por Auto de los inocentes"

Telemadrid: ""Auto de los Inocentes" en el Teatro de la Comedia"

 

 

Una obra creada para ser representada en catedrales y mezquitas. Así fue concebida por Pedro Víllora y José Carlos PlazaAuto de los inocentes, a partir de Auto de los Reyes Magosy obras de Calderón de la Barca y José de Valdivielso, entre otras piezas. Se trata de una apuesta arriesgada, por cuanto deja en el espectador una impresión contradictoria: por una parte, el público asiste a un texto bien elaborado, aunque no carente de cierto didactismo, en tanto que toca gran parte de los lugares comunes -no necesariamente tópicos queremos decir- relacionados con un asunto de rabiosa actualidad, como es el de la inmigración -llámese éxodo o destierro- y la acogida en centros más o menos especializados o improvisados, que terminan viéndose desbordados ante la avalancha de personas que vienen buscando refugio; y, por otra, el público presencia a la vez un espectáculo que combina un teatro de temática social y política, con retazos de nuestro teatro clásico nacional, al que se recurre como instrumento terapéutico -incluso redentor- para los inmigrantes que vienen buscando no solo una vida más digna, sino también respuestas a las injusticias de un mundo que parece excluirlos.

 

Bien documentado, el texto evita precisamente lo documental, pero no renuncia a convertirse en adalid de la exclusión y la incomprensión sociales de los refugiados, al tiempo que trata de evitar la moraleja, pero no deja de poner en entredicho la falta de sensibilidad social y de apoyo institucional occidentales hacia estas personas.

 

Técnicamente, el texto está bien construido y estructurado, aunque sea de forma episódica. Las escenas se suceden en un crescendoque culmina con la adaptación completa de la familia protagonista al centro de acogida al que llegan al comienzo de la representación. Hasta ese momento, se suceden las acciones que muestran la progresiva gravedad de la situación que viven estos centros de acogida, masificados y con falta de recursos. Intercalados, los huéspedes forzosos interpretan varios fragmentos de obras clásicas, adaptadas para la ocasión en lo que se refiere tanto a los versos, como a la acción y hasta los personajes, de la mano de un monitor cultural que dirige estas pequeñas escenas para hacerles más llevadera y comprensible la estancia. Y, como colofón, quien ha enmudecido a causa del drama que tiene su epicentro en el Mediterráneo termina poniéndole voz al absurdo de la tragedia.

 

Desde un punto de vista espectacular, las interpretaciones del elenco actoral son convincentes. La escenografía tiene la suficiente fuerza y cuenta con los recursos adecuados para crear diferentes espacios tanto escénicos como latentes. Y la iluminación, el espacio sonoro, el vestuario y los demás elementos espectaculares contribuyen a darle realidad al ambiente en su justa medida.

 

Eso es Auto de los inocentes, un espectáculo bien concertado, inteligente y cuidado, que parte de la Biblia para terminar volviendo a ella su mirada y, de paso, poner al público también en el punto de mira. Otra cuestión diferente es si este viaje cíclico -como drama y como inevitable y eterno devenir histórico- es más o menos pertinente para el espacio en el que se representa, Teatro de la Comedia -por el marcado predominio de su carácter de teatro social-. Eso sí, pocas veces antes se habían recitado los versos de Calderón con tanta verdad, conveniencia y energía.

 

Miguel Ángel Jiménez Aguilar, UNED

 

Diego Doncel, ABC Cultura: ” «Auto de los inocentes», infierno y utopía”

José-Miguel Vila, Ociocrítico: ” ‘Auto de los inocentes’: los refugiados, en manos de arcángeles terrenales y celestiales”

Alfonso Vázquez, Moon Magazine: “AUTO DE LOS INOCENTES: LOS REFUGIADOS A ESCENA”

Ángel Esteban Monje, Kritilo: “UN DRAMA NAÍF SOBRE UN CAMPO DE REFUGIADOS EN ESPAÑA CON EL AUTO DE LOS REYES MAGOS INCLUIDO”

Miguel Ayanz, Volodia: “La buena estrella”

Antonio Castro, madridiario“Auto de los inocentes: el origen de todo”

José Catalán Deus, Periodista digital: “Auto de los (santos) inocentes”

Carlos Be, Carlos Be: “Cara Be: Auto de los inocentes o un patíbulo con la forma de Europa”

Raúl Hernández Garrido, Ovejas muertas: “Los inocentes están a tu lado. Auto de los inocentes en el CNTC”

Juan Ignacio García Garzón, Fronterad” ‘Auto de los inocentes’, teatro entre dos mundos”

Alberto Morate, El blog de entradas: “Auto de los Inocentes, refugiados a pecho descubierto”

José Luis Gonzáles Subías, La ultima bambalina: “Refugiados entre reyes magos, en el Teatro de la Comedia”

“Víllora y Plaza han construido una correcta obra de denuncia social, un fresco casi documental que se ve sin esfuerzo y que tiene valor como prueba teatral pero …”

Miguel Ayanz

Volodia

“es necesario resaltar que el espectáculo es innecesariamente largo (dos horas) y que el tono es naíf, idealizante y poco creíble en la pesadumbre, el cansancio y la desesperación que se presume en un lugar así…”

Ángel Esteban

Kritilo

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir
Logo