1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Sinopsis: Inés, Laura y Soraya son tres mujeres muy diferentes entre sí pero con un punto en común: todas ellas se han sentido traicionadas por el mundo de la interpretación. Con el deseo de encontrarse a sí mismas más allá de la falsa ilusión de la vida actoral, estas mujeres se internan voluntariamente en un centro dedicado a rehabilitar a actrices desilusionadas y a integrarlas de nuevo en la sociedad. Allí, tendrán que enfrentarse a sus mayores temores y más intensos deseos con el fin de encontrarse y conocerse a sí mismas.

Dramaturgia: Leyre Urquidi

Compañía: Gerbera Teatro-Danza

Reparto: Alba Blanco, Dalia Blanco y Leyre Urquidi

Fecha del Estreno: 14 de abril de 2021

Teatro: Off de la Latina

Duración: 75 minutos

Género: Comedia

Web Oficial: https://offlatina.com/espectaculo/arcilla/

 

Arcilla

Elena Moncayola

Arcilla, la obra de teatro representada cada semana en la sala Off de la Latina presenta una función con una estética humilde, precisa y efectiva. Fondo negro, tres cajas blancas, una voz en off y tres actrices. Estos son los elementos para sacar adelante una obra sobre las expectativas rotas, las ilusiones personales y los sueños que ofrece el mundo de la interpretación.

La primera escena es sumamente reveladora, pues situará al espectador en la dinámica que tomará la representación durante sus 75 minutos de duración. En este espacio semivacío, pero cargado de connotaciones emocionales, hace su entrada Soraya a la manera de una auténtica “celebrity”: llena de color, tejidos de diferentes texturas y abundante maquillaje. En el escenario se topará con una voz en off, la cual marca su presencia mediante un foco azul, que le da la bienvenida a la “clínica de rehabilitación para actrices”. El contraste de la escenografía con el vestuario de Soraya es un auténtico acierto. La extravagancia de Soraya, que representa el mundo de la exhibición, las fiestas más selectas y los paparazzi, se ve enclaustrada en el uniforme administrado por la clínica, signo de igualdad y monotonía entre las internas.  

A partir de este momento el público conocerá a las otras dos compañeras de viaje de Soraya: Inés y Laura. El trío está formado por personalidades muy distintas, de hecho, conforman los tres tipos de historias más habituales en el universo de la interpretación. Expondrán sus experiencias llenas de injusticias, de altibajos, de secretos que, al final, se encontrarán en un espacio común: la insatisfacción con el mundo de la escena. Soraya, interpretada por Leyre Urquidi, será precisamente el personaje que irá desarrollando la trama. Bajo su guía desenmascarará las vivencias más reservadas de Inés y Laura, propiciará el apoyo entre las actrices y solventará los problemas que surjan en la convivencia. La construcción de este personaje es realmente sublime. Lejos del estereotipo de persona que representa, su estructura como personaje es compleja y, ante todo, está muy bien caracterizada e interpretada. Por su parte, Inés (Dalia Blanco) acercará al espectador a la realidad vivida por muchas actrices, nacidas en el seno de la riqueza y obligadas a cumplir las expectativas que el exterior configura sobre ellas; pero, sin lugar a dudas, el público se sentirá identificado con Laura (Alba Blanco), personaje sobre el que recae la tensión dramática de la obra.

A pesar del conflicto, la obra se presenta bajo la etiqueta del género de la comedia. Esta característica se ampara en la voz en off que, a través de sus órdenes, provocará el punto humorístico de la situación: unas actrices que necesitan ser reinsertadas en la sociedad. Es precisamente esta voz en off la que marcará el ritmo de la obra. Las escenas irán avanzando velozmente con las actividades que va programando y la tensión irá aumentando cada vez que Laura deba tomar la palabra. Es cierto que en pequeñas ocasiones este tiempo se rompe debido a las pausas derivadas de dejar vacío el escenario  o la decisión de incluir escenas más abstractas. No obstante, se mantiene un ritmo constante y adecuado hasta que el espectador conoce la verdad de Laura, momento en el que se pierde la tensión dramática y, por tanto, dicho ritmo. En este instante, el espectador espera unas escenas finales, sin embargo, la trama se alarga de una manera monótona hacia el ya consagrado apoyo entre las tres actrices ante el dolor y la vida. 

Con todo, cabe felicitar a las actrices que, a pesar de la humildad de su puesta en escena, sumergen al público en el dura realidad de la escena. El desenlace es, ante todo, ilusionante. La emoción que expresan en los minutos finales es admirable, pues no solo anula los pequeños fallos de la representación, sino que, gracias a ella, consiguen traspasar la barrera de lo imaginario para conmover a los asistentes con lo que, en realidad, es su verdad. Un final esperanzador, tan esperanzador como esperamos que sea el futuro de estas tres actrices que, desde luego, gozan del aplauso sincero y merecido de esta obra. 

María Cabal «Al descubierto», Teatro Madrid

«La emoción que expresan en los minutos finales es admirable, pues no solo anula los pequeños fallos de la representación, sino que, gracias a ella, consiguen traspasar la barrera de lo imaginario para conmover a los asistentes con lo que, en realidad, es su verdad. Un final esperanzador, tan esperanzador como esperamos que sea el futuro de estas tres actrices que, desde luego, gozan del aplauso sincero y merecido de esta obra.» 

Elena Moncayola

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo