1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Sinopsis: Una mujer embarazada es asesinada a manos de su propio hermano, con quién presuntamente mantenía una relación amorosa. El suceso ha conmocionado a España y ha abierto un debate sobre uno de los tabúes más importantes de la sociedad occidental. “Amemos cuando estemos listos, no cuando estemos solos” (Walter Riso).

Autoría: Producciones Kepler

Dirección: Itxaso Larrinaga

Ayudante de Dirección: Carmen Gil

Producción: Producciones Kepler

Reparto: Bentor Albelo, Sergio Doblas, Olga Hernández, María Pizarro-Pérez, Juan Carlos de la Vega

Escenografía: Berta Navas

Iluminación: Álvaro Guisado

Movimiento: María Pizarro-Pérez

Vestuario: Ana Pizarro-Pérez

Diseño del Cartel: (Diseño gráfico y audiovisual:) [la dalia negra]

Fotografía: Ana Pizarro Photography

Vídeo Promocional: Aparece un corazón en un descampado

Sala: Nave73

Duración: 90 minutos

Género: Drama

Festivales: 40 Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro

 

 

Quédense con su nombre: Producciones Kepler; seguro que esta compañía dará que hablar. Cuando se unen pasión, esfuerzo, constancia y arte el resultado es Aparece un corazón en un descampado. La suma de sus miembros equilibra una balanza más que difícil de igualar, estamos ante un teatro de altura. El montaje demuestra que las aspiraciones, cuando persiguen un objetivo concreto y se trabaja duro para lograrlo, no son sinónimas de la temible pretenciosidad escénica, sino de excelencia. Que un grupo de teatro con unos miembros tan jóvenes logren el resultado de esta versión -libérrima (y se agradece)- del clásico isabelino Tis Pity She´s a Whore (Lástima que sea una puta) de John Ford, dice mucho del futuro que le espera al buen teatro. Las esperanzas están puestas en este tipo de compañías que arriesgan, que saben hacer sacrificios, que esputan al rostro de los grandes presupuestos -pese a lo necesarios que son, ojo- demostrando que, muchas veces, la imaginación logra mejores resultados que las grandes cantidades de dinero y que la fuerza de la juventud puede lograr lo imposible.

Está claro que en el montaje hay cosas que pueden pulirse, sí; pero seguro que serán capaces de construir otras piezas aún mejores desde esta sólida base, pues ya tienen lo fundamental: calidad. Esta calidad proviene de muchas horas de dedicación, seguro, de mucho trabajo en equipo y de saber escuchar. Cuando en el teatro cada parte sabe escuchar a la otra y no se mueve por soberbia, el proceso creativo se enriquece inexorablemente y es algo que el público percibe -aunque desconozca por completo, como es el caso, el proceso de creación del espectáculo-.

Se percibe el sumo cuidado con el que está dispuesto cada elemento: la música -uno de los aspectos sobresalientes del montaje-, la escenografía, las coreografías, los parlamentos, la dicción, la interpretación, la dirección, la iluminación…-y todo lo que queda por decir- y hasta el programa de mano. Eso solo es posible cuando se respeta al máximo lo que se está haciendo y cuando estás dispuesto a dar lo mejor de ti. Lo voy a repetir, pero esta vez un poco mejor. Quédense con sus nombres: Itxaso Larrinaga, Carmen Gil, Bentor Albelo, Sergio Doblas, Olga Hernández, María Pizarro-Pérez, Juan Carlos de la Vega, Berta Navas, Álvaro Guisado y Ana Pizarro-Pérez. Dicho queda.

José Ramón Sánchez-Pujante y Fernández, ITEM

Efe Jota Suárez, Mi reino por un caballo, “Un coche destartalado”

Ángel Esteban Monje, Kritilo, “Una versión rural y moderna”

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo