1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Sinopsis: Con “antropoceno” (del griego “anthropos”, humano, y "kainos" , nuevo o reciente), nos referimos a nuestra época actual, en la que la tierra está cambiando aceleradamente a causa de la actividad humana. En el marco de nuestro 25º aniversario, el dramaturgo y actor americano Thaddeus Philips creó para La Abadía Antropoceno, un espectáculo eminentemente visual y poético (pero también absurdo, bello y cómico, como lo define el propio director) sobre nuestro actual estado de emergencia climática y la fragilidad en la que nos encontramos frente a las necesidades que requiere esta crisis planetaria. De alguna manera el espectáculo contenía elementos que han ocurrido poco después, en este año pandémico. Al retomar la obra era oportuno reforzar este aspecto visionario y adaptar la pieza al momento de hoy. De ahí que el espectáculo se ha metamorfoseado. Todo ello contado de la mano de cuatro intérpretes: Silvia Acosta, Julio Cortázar, Kateryna Humenyuk y Almudena Ramos, que en un espacio dominado por un gran domo —una escenografía minimalista que recrea la Tierra como obra de arte— van interpretando a los protagonistas: una escritora que lucha por escribir sobre el fin del mundo; su madre, que vive sola y es casi ciega pero lo ve todo; un taxista que tiene una emisora de radio pirata a altas horas de la noche; y una joven que vive en el año 2057. La historia de estos personajes se cuenta a través de un dispositivo escénico ingenioso que combina el uso de imágenes de escala operística con la intimidad de una película para crear una obra teatral que se desarrolla durante el año sorprendentemente transformador de 2020 a 2021. Intentando hacer una toma de conciencia de nuestras contradicciones a la hora de hacer frente a esta emergencia planetaria, Thaddeus Philips se sumerge en un proceso de creación escénica que bucea alrededor de la pregunta:¿Cómo podemos transformarnos y cómo nos transformaremos para sobrevivir a lo que está por venir? Thaddeus Phillips es un hombre de teatro, director, diseñador y actor norteamericano, afincado en entre Colombia y Colorado. Presentó en España varios espectáculos propios, como El conquistador, 17 Fronteras. En La Abadía acogimos en 2018 Ankomsten (Avistamiento, con la compañía sueca Teateri), que nos motivó a encargarle un proyecto de creación. Esta temporada presentamos también su pieza de #TeatroConfinado Zoo Motel.

Dramaturgia: Tatiana Mallarino

Dirección: Thaddeus Phillips

Ayudante de Dirección: Javier Patiño, Andrea Delicado

Producción: Teatro de la Abadía, Teatro Calderón de Valladolid

Reparto: Silvia Acosta, Julio Cortázar, Kateryna Humenyuk, Almudena Ramos

Escenografía: Emilio Valenzuela, Thaddeus Phillips

Construcción de Escenografía: Mambo Decorados, Elecpolo Lighting

Iluminación: Paloma Parra

Movimiento: Kateryna Humenyuk

Videoescena: Emilio Valenzuela

Vestuario: Eleni Chaidemenaki

Realización de Vestuario: Elda Noriega

Música: Fernando Martinez, Careaga Gómez

Utilería: Helena Arguello

Fotografía: Ángela Bonadies

Vídeo Promocional: David González

Fecha del Estreno: 20 Febrero 2020

Teatro: Teatro de la Abadía

Duración: 90 min

Antropoceno

Lara Barzon – Instituto del Teatro de Madrid

Antropoceno es un viaje a nuestro presente y nuestro futuro. Es un viaje a la vida de todos a través de la vida de otros. Es una historia de soledad, de coraje, de miedos, de un mundo que cambia y avanza inevitablemente hacia su destino, un destino que los seres humanos estamos escribiendo para él.

Antropoceno es el término que hace unos años acuñó un grupo de científicos para definir nuestra época actual, en la que la Tierra está cambiando rápidamente debido a la actividad humana. La época en la que la incidencia del ser humano está provocando una catástrofe climática.

Antropoceno: del griego anthropos = humano y kainos = nuevo, reciente.

En el centro del escenario, una estructura redondeada y giratoria simboliza una porción de tierra en movimiento adentro la cual se construyen las escenas. La alternancia de música y proyecciones de vídeo crea una atmósfera envolvente que, con un ritmo cada vez más intenso, hace avanzar una historia que se desarrolla a través de imágenes, dejando al texto sólo el espacio estrictamente necesario.

En el escenario los cuatro actores Silvia Acosta, Julio Cortázar, Kateryna Humenyuk, Almudena Ramos asumen un papel simbólico y es la intersección entre las historias de cada uno, independientes entre sí la mayor parte del tiempo, lo que hace avanzar la dramaturgia. La protagonista es Ana, una joven investigadora activista comprometida a concienciar al mundo sobre el cambio climático. Su historia se entrelaza con la de Gerardo, un taxista poeta que expresa sus ideas en una emisión de radio en plena noche (Radio Pianeta), la de la abuela de Ana, una anciana que ha dejado de hablar porque tiene tanto que decir que las palabras no bastarían, la de Katia, una joven del futuro (quizá la hija que Ana va a tener) y la de Silvi, una voz de la inteligencia artificial.

La estructura dramatúrgica nos permite entrar en la vida de todos como si los siguiéramos a través de una mirilla en la puerta: estamos con Ana mientras repasa su discurso para la presentación del libro, estamos con Gerardo cuando se tira a la basura junto con sus botellas de alcohol vacías, estamos con Katia cuando la oímos hablar con Silvi por primera vez, estamos con la abuela mientras riega sus plantas con amor. La historia avanza a través de una serie de monólogos: el único diálogo posible parece ser con Silvi, la voz artificial, hasta el momento en que Ana y Gerardo se encuentran por primera y única vez sin poder hablar realmente entre ellos. A lo largo del espectáculo el efecto de extrañamiento se mantiene constante, siempre hay algo que elude el realismo para entrar en un simbolismo más explícito. Siempre hay algo raro. Los lenguajes de la danza, el audiovisual, el teatro físico y la palabra se mezclan para ofrecernos una hora y media de intenso espectáculo que nos hace reflexionar sobre nosotros mismos y el mundo del que formamos parte, con una poesía e ironía que nos mantiene pegados a la escena.

Las referencias y los temas se hacen explícitos, principalmente Greta Thunberg, definida como la Casandra de nuestro tiempo, y los libros Homo Deus y Sapiens. De animales a dioses: Breve historia de la humanidad, de Yuval Noah Harari, que pasan a formar parte de las emisiones radiofónicas del taxista.

En definitiva, Antropoceno es un espectáculo visual y poético que gira en torno a la pregunta: ¿qué tipo de mundo estamos dejando a nuestros hijos?

 

“A lo largo del espectáculo el efecto de extrañamiento se mantiene constante, siempre hay algo que elude el realismo para entrar en un simbolismo más explícito. Siempre hay algo raro. Los lenguajes de la danza, el audiovisual, el teatro físico y la palabra se mezclan para ofrecernos una hora y media de intenso espectáculo que nos hace reflexionar sobre nosotros mismos y el mundo del que formamos parte, con una poesía e ironía que nos mantiene pegados a la escena.”

Lara Barzon

Instituto del Teatro de Madris

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo