1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Sinopsis: Diez personajes llegan a la Isla del Soldado por mediación de los señores Owen. Todas las personas, invitadas o contratadas, tienen dos cosas en común: no conocen a los anfitriones y esconden un oscuro secreto. Durante la cena, sus secretos son desvelados, lo que origina un clima de desconfianza y de tensión. Ni barco, ni teléfono, ni escapatoria. Deben permanecer juntas y vivas hasta que aparezca la barca. Autoría: Basada en la novela “Diez Negritos” de Agatha Christie.

Dramaturgia: Sara Pérez Alonso y Verónica Bardera

Autoría: Basada en la novela “Diez Negritos” de Agatha Christie

Versión: Sara Pérez Alonso y Verónica Bardera

Dirección: Verónica Bardera

Producción: Sara Pérez Alonso y Verónica Bardera

Reparto: Úrsula Villalta, Enrique Díez-Velasco, Ángela Henar, Iñaki Salcedo, Airel Muñoz, Santana Lantigua, María C. Petri, Mery Gegorio, Carlos Ginger, Alejandro Pollán Pérez.

Escenografía: Verónica Bardera, Sª Sanders y Sara Pérez Alonso

Iluminación: Sª Sanders

Vestuario: Paloma del Valle

Fecha del Estreno: 05/07/2018

Sala: El Umbral de Primavera

Duración: 90-95 min

Género: Drama

 

Agatha Christie adaptó al teatro su archiconocida novela “Diez negritos” respetando casi en su totalidad la trama y sucesos. A ella misma le surgió la necesidad de llevar a las tablas su interesante y atrapante propuesta, quizá por ello intentó casi no alterar los eventos de la novela en su versión teatral. 

 

Comienzo exponiendo esta observación porque la representación de “Al final no quedó ninguna” se presenta como una adaptación de la adaptación, por lo que cualquier adepto o fan de la autora inglesa debe tenerlo en cuenta a la hora de asistir para no echar en falta fidelidad al texto original.

 

La representación en si se presta a un escenario más amplio o al menos con más espacio escénico. Aunque tener tan cerca a los actores y actrices pueda ayudar a la comprensión de eventos e interacciones entre los personajes también muestra pequeños errores o confusiones de estos.

 

A nivel escenográfico se presenta una utilería y mobiliario sencillos y acordes a la pieza, aunque algo abruptos a la hora de ser trasladaos o utilizados. Cabe destacar el uso de las diez telas negras de las patas emulando a los diez personajes, y sus sucesivas desapariciones en función de las muertes de cada uno de estos diez desdichados protagonistas.

 

La iluminación es correcta y se consigue una atmósfera densa y agobiante tal y como la trama exige, enfatizando en cada uno de los personajes a la hora de presentarse o narrar algún momento cumbre de sus delictivos pasados.

 

En cuanto al vestuario y caracterización es de recibo subrayar ambos pues consiguen trasladarnos a la época y conectar con la veracidad requerida para entender los caracteres y perfiles de los diez personajes, pues estamos ante una pieza que por mucha adaptación o versión que contemplemos sigue siendo una obra de personajes y psicología entre los mismos.

 

Se consiguió una correcta interpretación en general por parte de los actores y actrices, sin embargo, se percibió que con más rodaje o bagaje de la representación alcanzarán mejor cuota interpretativa y una mejor resolución ante los imprevistos acaecidos que conllevaron a una improvisación a veces más lograda que otras. Quizá por estos ciertos contratiempos que ocurrieron, como la rotura de una silla, se escucharon susurros o conversaciones entre cajas que deben ser suprimidas por parte del elenco para no dar una sensación amateur o para que no saquen al espectador del hecho escénico que acontecía.

 

Anímense a ser invitados este octubre por los señores Owen a introducirse por una hora y media en los avatares y misterios de la Isla del Soldado y juzguen por ustedes mismos.

 

Álvaro Chumillas, ITEM

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir
Logo