1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Sinopsis: Me dicen que hay una realidad objetiva en la que mi cuerpo y mi mente son una sola cosa. Pero yo no estoy aquí y nunca estuve. ¿Crees que es posible que una persona nazca en el cuerpo equivocado? ¿Crees que es posible que una persona nazca en la era equivocada? Nacida para estar sola para amar al ausente Libérame de esta duda angustiosa, lamento inútil horror en reposo. Solo quiero cerrar los ojos, chascar los dedos y DESAPARECER, como en un truco de magia.

Autoría: Sarah Kane (y textos de Antonio Cremades)

Adaptación: Javier Pellicer

Dirección: Javier Pellicer

Reparto: Raúl Ferrando, Josefina Sánchez (con la colaboración de Ania Hernández)

Escenografía: (Espacio escénico:) Águeda A. Millán

Iluminación: Águeda A. Millán

Movimiento: (Coreografía:) Cocó Jiménez

Otros Espacios: Casa de vacas

Duración: 90 minutos

Género: Drama

 

El archiconocido texto de Sarah Kane nos interpela de un modo muy salvaje. Su historia se nutre de lo más profundo del grito de dolor y nos devuelve una mirada desesperada. Esa desesperación que sufre la protagonista, empapada por una lluvia que actúa de metáfora de su propio ser, refleja fielmente las siempre silenciadas enfermedades mentales. Una de las virtudes de este texto es su verdad, la terrible verdad que nos cuenta y la verdad con la que se muestra su autora en cada letra de la pieza. Este montaje sin duda recoge el testigo de otras puestas en escena reseñables y nos muestra a dos actores con una potencia escénica conmovedora.

La agilidad del montaje, en el que el suceder continuado de escenas no deja descanso al espectador acomodado hace que la obra resulte amena a pesar de lo atragantada que queda la pieza una vez que hemos asistido a su puesta en escena. Y es que el texto es sin duda uno de los más amargos que puedan verse o leerse y acaba anudándose en la garganta cuando salimos de la función.

Aunque había ciertos momentos en los que la obra flaqueaba, el conjunto era sin duda muy bueno tanto por su iluminación como por su dirección, su coreografía y su interpretación, pues sin duda es la comunión de todos los elementos del conjunto lo que hace que una obra sea memorable o quede relegada al peor de los olvidos. Cuando todas las piezas del engranaje funcionan correctamente -como es el caso- todo rueda sin problemas. Y es que aquí se dan la mano toda una serie de buenas ejecuciones, lo que hace que el resultado quede muy acertado.

La adaptación del texto de Kane está muy lograda en este montaje y la tensión de los parlamentos queda fielmente interpretado por los dos actores, sin duda, en estado de gracia. Esperemos que nunca desaparezcan montajes así.

José Ramón Sánchez-Pujante y Fernández, ITEM

 

Amanda H C, Proyecto Duas, “La lluvia inunda este montaje”

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Logo